Región Eclesiástica de Liguria

Historia

I - Desde los orígenes hasta el siglo X.

El territorio de lo que ahora llamamos Liguria constituyó la IX Regio Itálica del Imperio Romano. Fue atravesada por importantes calzadas romanas, como la vía Aemilia Scauri y Julia Augusta. Además, la vía Postumia conectaba el Tirreno con el Adriático. Este fue el ámbito geográfico de la época de la primera evangelización. Zona costera, con varios puertos de fácil acceso, es muy probable que el cristianismo llegue pronto. Del territorio de Luni al Intemelium, de la segunda mitad del siglo III. se formaron las primeras comunidades cristianas, aunque con desigual intensidad y formación. Los primeros testimonios son inscripciones de tumbas cristianas de la zona de Finale Ligure. Los primeros obispos cuya vida y servicio pastoral están documentados son los obispos Diógenes de Génova, que participó en el concilio de Aquileia en 381, Innocenzo di Tortona, Quintius di Albenga (451) y Felice di Luni, que participaron en los concilios romanos del 465 y 466. La posible presencia de Martino di Tours en la isla de Gallinaria adelantaría en un siglo la documentación de la presencia cristiana en el territorio ligur. Está suficientemente adquirido para Génova que hubo obispos al menos desde principios del siglo IV, incluido San Siro, a quien la tradición atribuye una fuerte actividad de apostolado cristiano. Con las invasiones bárbaras, el panorama cambió gradualmente. La primera inserción de los lombardos en Italia a partir de 568 no tocó la franja costera y la cordillera de los Apeninos del territorio ahora llamado Liguria. El 3 de septiembre de 569, Alboino y sus hombres ocuparon Milán, quitándola a los bizantinos: el arzobispo Onorato con el clero de la catedral y algunos notables laicos cruzaron los Apeninos por la Via Postumia y encontraron refugio en Génova. En 643, el rey Rotari, aprovechándose del hecho de que los bizantinos estaban ocupados oponiéndose a la expansión árabe, conquistó toda la franja costera. El arzobispo de Milán Giovanni Buono, residente en Génova, abandonó la ciudad y no sin superar diferencias regresó a la sede milanesa. La Iglesia genovesa mantuvo el vínculo con Milán, como sede sufragánea. En el período carolingio, en Liguria, el obispo Sabatino, que participó en el sínodo de Rávena, destacó por su celo y capacidad pastoral. Convocado por el Papa Juan VIII, recibió al pontífice en Génova en la primavera de 878 y actuó como vínculo entre el Papa y la corte imperial.

Diocesi Liguria.png
BeWeb.png